sábado, 26 de febrero de 2011

En el infierno

Se mueren un frances un ingles y un español, y van al infierno los tres. Llega Satanas y les dice: Si me pedis algo que yo no sepa o no pueda realizar, os doy la oportunidad de ir a la gloria.
Asi es que empieza el frances y le dice: Quiero un castillo de oro macizo con diamantes incrustrados. Satanas y chasca los dedos y le saca el castillo como el habia pedido, le mete una patada y lo manda a la caldera.
A esto que dice el ingles yo quiero 10 castillos de oro y platino. Tambien se lo concede y lo manda al fuego.
Llega el español y le dice: me puedes dar una lata, un clavo y un martillo? Se lo da el diablo y empieza el español a hacerle agujeros a la lata y cuando esta toda llena de agujeros, se sienta encima de la lata y se tira un pedo y le dice al diablo: ¿Por que agujero ha salido? Y el diablo empieza a cabilar y dice señalando a uno: !Por este¡ El español se baja los pantalones y le dice : no, ha salido por este.


La multa.

Un individuo va conduciendo y se salta una señal de "stop" descaradamente, pero es observado por un guardia civil que le da el alto.

.- Buenas tardes, caballero. Haga el favor de mostrarme su permiso de conducción.

- ¿Y eso, de qué?

- ¿Cómo que de qué? Usted no se ha parado a la altura de la señal de "stop".

- ¿Y qué, passsa algo? Reduje la velocidad y, además, no venía nadie.

.- La normas de circulación obligan a pararse, no a reducir la velocidad. Su documentación, por favor.

- ¡No me jodas! A ver, ¿cuál es la diferencia, so listo?

- La diferencia es que debía haberse detenido completamente en vez de aminorar la marcha. Los papeles, pero ¡YA!

- ¡Y dale con la brasa! Si usted es capaz de enseñarme la diferencia entre reducir y parar, le mostraré mis papeles.

- Muy bien, le haré una demostración. Haga el favor de apearse del vehículo.

El individuo, intrigado, sale del vehículo al tiempo que el guardia civil saca la porra y comienza a darle una ANDANADA DE HOSTIAS que le dejan doblado. Entonces, el guardia civil le pregunta:

AHORA, ¿DESEA USTED QUE ME PARE?

¿O QUE REDUZCA LA VELOCIDAD?


domingo, 20 de febrero de 2011

Pacientes del hospital de Manises llevan pañales por falta de personal.

Los enfermos que no disponen de un acompañante las 24 horas son los que más sufren la situación.




Sorprendida. Así se quedó la familiar de una paciente ingresada en el Hospital de Manises cuando vio que a la enferma iban a ponerle pañal en lugar de la cuña que habitualmente se coloca para que las personas que se encuentran postradas puedan hacer sus necesidades. Pero pronto descubrió que «actuaban de esa manera para afrontar la escasez de personal que hay en el centro».
«No dan abasto», comentó. Esa circunstancia, en opinión de la familiar de la paciente ingresada, ha conducido a «obligar a los enfermos a llevar pañal porque en alguna ocasión les ha pasado que cuando llamaban para que les pusieran la cuña a las auxiliares no les daba tiempo a llegar y los enfermos se hacían todo encima».
Campaña de invierno
Cuando esta familia observó lo ocurrido se interesó por conocer las razones que habían conducido a esta situación. Tal como relatan, «nos explicaron que estaban tratando de convencer a los pacientes de que si no les importaba les pondrían pañal». Además, apuntaron que cuando «hablas con familiares de otros enfermos, también lo comentan».
La «falta de personal» que denuncian, en ocasiones «puede suplirse con la presencia de un acompañante del enfermo, quien cumple con esas funciones». Pero, no siempre se dispone de esa compañía: «Si no tienes familiares que te estén acompañando, estás vendido», apuntan.
Desde el centro sanitario negaron que se haya producido la situación denunciada por la familiar de esta paciente. Incluso afirmaron que respondía a algo «rotundamente falso».
A esta consideración añadieron que en este centro sanitario no se está produciendo una situación de falta de trabajadores. Las instalaciones «cuentan con la ratio de personal que corresponde en las distintas categorías».
Incluso destacaron que a lo largo de los últimos meses con la finalidad de hacer frente a la campaña de invierno, cuando suele haber un repunte de ingresos, «se ha incrementado el número de trabajadores».
El pasado mes de noviembre en el departamento correspondiente al Hospital de Manises, concretamente en el Hospital Militar, fue la escasez de celadores la que desencadenó una reclamación de un familiar ante la dirección del centro sanitario.
El acompañante de un enfermo y el conductor de una ambulancia tuvieron que encargarse de trasladar la camilla en la que llevaron al paciente desde su habitación hasta el vehículo sanitario que lo debía conducir hasta el Hospital de Manises.
La mala fortuna quiso que mientras el familiar y el conductor de la ambulancia movilizaban al paciente, este se les cayó al suelo. Como consecuencia del incidente el enfermo tuvo que ser asistido en la unidad de Urgencias, según denunciaron fuentes del comité de empresa del Hospital Militar.
El familiar del paciente y el conductor decidieron actuar de esa manera porque la ambulancia ya «no podía seguir esperando la llegada de un celador, ya que tenía que atender otro servicio después de trasladar a este enfermo hasta Manises».


www.lasprovincias.es


Por desgracia he tenido que pasar muuucho tiempo acompañando a un familiar en la habitacion de un hospital en Valencia y tengo muy claro que lo de la falta de personal es falso. Lo que pasa es que no hay ganas de trabajar. En cualquier empresa, cuando vas a trabajar, son 8 horas de trabajo. No de tocarse los huevos.
Salir un rato en toda la noche a tomar la temperatura y dar un par de pastillas a 20 pacientes de la planta, no es tanto trabajo, porque el resto del tiempo se lo pasan charrando o viendo la tele. Y luego se quejan.
Y tambien conozco gente ya jubilada que solo iba a fichar y luego a casa. Y NO SE ENTERABA NADIE.  Eso es control y lo demas tonterias.
En una empresa privada, eso no pasa. No vayas a trabajar y veras donde acabas.